Ruta de 5 días por Bélgica

Hola viajeros!!

Cómo han ido estos días de fiesta? Yo no he parado, primero volví a casa a pasar las Navidades y después pasé unos 5 días en Bélgica.

En ambos sitios pasé muuuucho frío pero ya se sabe en estas fechas!

Hoy os quiero contar mi ruta de 5 días por Bélgica. Los primeros dos días los pasé solita a mi aire y después me alcanzaron mis amigos para pasar juntos el Fin de Año.

En estos 5 días visité Bruselas, Gante y Brujas. Realmente hubiera dado tiempo ver alguna otra ciudad (por ejemplo Amberes) pero el tiempo no fue muy bueno y decidimos quedarnos en Bruselas dónde tuvimos el hotel todos los días.

También tenéis la opción de pasar una noche en Gante o Brujas, ya que son dos ciudades que por la noche tienen un encanto especial y esto os permitiría ahorrar tiempo en traslados.

Pero vamos allá con mis 5 días por Bélgica:

Día 1. Llegada a Bruselas


Llegué a Bruselas el día 28 de Diciembre al Aeropuerto de Zaventem (el más próximo a la ciudad) y cogí un tren hacia mi hotel, situado cerca de la estación Noord. El billete costó 8,80€.

Las primeras dos noches las iba a pasar solita, así que me alojé en un hotel sencillito pero cómodo, no muy caro y cerca del centro: la combinación perfecta! Su nombre es Maxhotel y os lo recomiendo si lo que buscáis es un hotel sin pretensiones cerca del centro. También os dejo un descuento de 15€ para vuestra próxima reserva en Booking, podéis conseguirlo haciendo click AQUÍ.

Después de dejar las maletas y al ver que hacía sol, decidí dar una vuelta por el centro y ver los puntos más emblemáticos de la ciudad: la Grand Place y el Mannekken Pis.

La Grand Place me encantó! Me quedé un rato observando sus casas gremiales y, como no, haciéndoles fotos! 

Seguidamente fui a ver el Manneken Pis: se desconoce la historia de este “niño meón”, pero desde que apareció se convirtió en un símbolo muy amado por la ciudad. Incluso tiene diferentes trajes que se pueden observar en un museo cercano a la pequeña estatua.

SAMSUNG CSC

Después decidí poner rumbo al punto más alejado de mi lista de “cosas que ver en Bruselas”: el Atomium. Pensé que al ser un día prácticamente soleado podría disfrutarlo mucho más y así fue!

Eso sí, el frío era increíble (aquí podéis ver mi cara de frío! Y además se me dan fatal los selfies jajaj).

IMG_20171228_150619

Quise subir al Atomium pero justo me comentaron que se había estropeado el ascensor y muchas partes no eran accesibles, así que decidí dejarlo para otra ocasión.

Sé que a algunos viajeros les decepciona un poco el Atomium. Yo no iba con ninguna expectativa así que me pareció algo muy bonito y original, eso sí, muy alejado del centro de la ciudad (unos 30 min en metro).

Por cierto, Bruselas y Bélgica en general, disponen de una red de transporte público muy buena y fácil de usar.

El billete sencillo de metro y autobús en Bruselas tiene un coste de 2,10€ pero existe la posibilidad de adquirir una tarjeta recargable (Tarjeta MOBIB) por un coste de 5€ con la cual ahorraréis un poco por cada viaje. Esta tarjeta la pueden usar varias personas siempre que viajen juntas. Se puede comprar en las estaciones principales de Bruselas (Noord, Central y Midi) y se puede recargar en las máquinas que encontraréis en todas las estaciones de metro. El precio de las recargas es de 8€ para 5 viajes y 13€ para 10 viajes.

IMG_20180110_143250.jpg

Después de la visita al Atomium decidí volver al centro de la ciudad para pasear sin rumbo y disfrutar de las comidas típicas de Bruselas: los gofres y las patatas fritas!!

Y es que las calles del centro de Bruselas huelen a gofre y eso es irresistible!! Mirad lo que fui capaz de comer! Riquísimo!

Con mi gofre en mano fui a ver el espectáculo de luz y sonido que hacen en la Grand Place en la época navideña: creo que es el mejor espectáculo que he visto nunca! Impresionante e imprescindible si visitáis Bruselas durante el mes de Diciembre. Se realiza de 17 a 22h cada media hora y dura unos 15 min.

Después de pasear por el centro y disfrutar de su mercadillo navideño decidí que era hora de probar las famosas patatas fritas de Bruselas y para eso hice cola en Fritland. Aquí tenéis la foto de mi cucurucho gigante! Buenísimas!!

IMG_20171228_200621.jpg

Después de todo este empacho decidí ir a descansar al hotel, el día siguiente quería pasar el día en Gante!

Día 2. Gante

Suena el despertador y llega el día de descubrir Gante!

Fui a pie hasta la estación Nord de Bruselas y compré un billete de tren en unas de las máquinas expendedoras. El precio fue de 9,20€. Al comprar en una de las máquinas no me fijé mucho, pero creo que si compráis un billete de ida y vuelta os saldrá un poco más barato. Ante cualquier duda podéis comprarlo en ventanilla, los empleados fueron muy muy amables en todo momento!

Al llegar a la estación de Gante cogí el tranvía número 1 hasta el centro. De nuevo lo compré en una de las máquinas de la misma parada del tranvía y compré un billete sencillo al precio de 3€, os recomiendo que intentéis comprar un billete de ida y vuelta ya que en el centro de Gante las máquinas expendedoras de billetes sólo aceptan monedas.

Mi primera parada del día era el castillo de Gante, así me bajé en la estación de Gravensteen.

IMG_20171229_114516

La entrada al castillo cuesta 10€ y vale absolutamente la pena su visita tanto por su interior como por las vistas de la ciudad desde lo alto.

Para mi es uno de los imprescindibles si visitáis Gante!

El tiempo ese día no era muy bueno (incluso cayó algún que otro copo de nieve) así que me fui pronto a comer esperando que después dejara de llover. Me paré prácticamente en el primer sitio que vi, y tuve mucha suerte ya que fue todo un acierto. Comí en el bar “Barrazza” con un menú sencillo, vistas al río y una muy rica cerveza belga. Volví a recobrar fuerzas!

Al salir del restaurante no estaba lloviendo y fui paseando por las calles del centro de Gante, por Werrengarenstraat hasta la plaza del Ayuntamiento, viendo el campanario Belfort (no me subí ya que ya había contemplado la ciudad desde el Castillo, pero las vistas desde allí arriba deben de ser preciosas) todo disfrutando de las paraditas del mercadillo navideño (cómo me gustan estos mercadillos!).

Después puse rumbo al Pont Saint-Michel desde el cual hay unas vistas muy bonitas del canal y de las 3 torres de la ciudad.

Crucé el puente para admirar los edificios tan característicos de Bélgica desde el otro lado del canal hasta los puertos Graslei and Korenlei, los antiguos puertos medievales de la ciudad. Para mí estos dos puertos son los sitios más bonitos de la ciudad: me quedé literalmente obsesionada por las vistas de las fachadas de las casas gremiales situadas a las orillas del canal, pero juzgad vosotros, no son preciosas??

Desde el puente Korenlei me apunté a una excursión en barco por los canales de Gante. Su precio fue de 7€ y era en un barco cubierto por cristaleras. No pude aprovechar mucho la excursión ya que estaba lloviendo y los cristales del barco estaban cubiertos de gotas por fuera y empañados por dentro… aún así creo que es una manera de ver la ciudad desde una perspectiva diferente y fue muy interesante conocer historias y detalles de la ciudad que desconocía, así que, sin duda os lo recomiendo! (siempre que el tiempo acompañe…).

Después de la excursión decidí dar un paseo por el barrio de Patershol, un barrio con mucho encanto y muy tranquilo dónde podéis encontrar galerías de arte y restaurantes bonitos, entre otras cosas.

Para acabar el día, esperé que se encendieran las luces de la ciudad para verla con otro color y ufff… me cautivó aún más! Y es que si Gante es bonita de día, por la noche es maravillosa! Si podéis pasar la noche aquí seguro que no os arrepentiréis! Yo, si vuelvo, lo haré sin dudar!

Y ya iba siendo hora de volver a descansar al hotel, después del día de lluvia y frío, así que volví a coger el tranvía y luego el tren y en unos 45 min ya estaba de vuelta a Bruselas y esperando a que el día siguiente vinieran mis amigos y acabar de conocer un poco más la ciudad.

Día 3: Bruselas

Este día me iba a quedar en Bruselas ya que llegaban mis amigos y les apetecía ver primero la ciudad. Vosotros podríais aprovechar y visitar Brujas, nosotros lo hicimos al día siguiente, pero el orden de los factores no altera el producto! Jeje.

Después de haberles enseñado el centro de la ciudad, pusimos rumbo al Barrio Europeo. Sinceramente este barrio me decepcionó un poco… a lo mejor fue porque era sábado pero no había apenas gente en la calle y todos los bares y restaurantes estaban cerrados; me esperaba algo más de lo que es el centro neurálgico de la política europea.

Visitamos el Parque del Cincuentenario, vimos el edificio Berlaymont, que alberga la sede de la comisión Europea. Después pusimos rumbo al Parque Plein Marie-Louise que en primavera-verano debe de ser precioso y finalmente no podía faltar una visita al Parlamento Europeo. Si vais entre semana podréis incluso visitar su interior; nosotros nos conformamos con verlo desde fuera.

Ya iba siendo comer y, al ver que todos los restaurantes del barrio Europeo estaban cerrados, nos volvimos al centro y comimos en un restaurante típico: por fin probé los tan famosos mejillones con patatas fritas!

IMG_20171230_135908

Por la tarde nos apuntamos a un free tour en castellano con la compañía Sandeman’s. Podéis hacer este tour cada día a las 10h o a las 16h (como hicimos nosotros). Os confieso que me encantan los free tour ya que se puede descubrir la ciudad con mucha más profundidad y te explican detalles muy interesantes. El tour duró 2.30h con una pequeña parada para tomar una cerveza (todo un acierto!) y visitamos los puntos más emblemáticos de la ciudad como son la Grand Place (desde dónde empieza), el Manneken Pis, el edificio de la Bolsa de Bruselas, las galerías Royales Saint-Hubert hasta llegar a Mont des Arts, desde el cual las vistas de la ciudad son preciosas!

SAMSUNG CSC

Al acabar el tour volvimos a la Grand Place para contemplar el espectáculo de luz y sonido. Era la segunda vez que lo veía y me volvió a sorprender: es precioso!

Finalmente, después de haber comido unas patatas fritas (prefiero no saber cuántos kg me engordé en este viaje) y haber dado una vuelta por el mercadillo navideño, nos volvimos al hotel a descansar.

Día 4. Brujas. Y ya es 31 de Diciembre!

Creo que este era el día que más ilusión me hacía: tenía muchísimas expectativas sobre la ciudad de Brujas y no me decepcionó! El inconveniente fue que el tiempo no acompañó para nada y nos llovió toooodo el día! Hecho que deslució muchísimo el encanto del lugar (y las fotos 😦 ). Pero cuando se viaja en invierno en el norte de Europa, ya se sabe!

Paraguas en mano nos fuimos a la estación Noord y compramos un billete de ida y vuelta para Brujas. Al ser domingo aprovechamos de la tarifa de fin de semana y pagamos el billete sólo 15,6€ (ida y vuelta).

En poquito más de 1h ya estamos en Brujas. La primera parada de nuestro día era el parque Minnewater y su lago, también llamado el Lago del Amor y no es para menos!

Después hicimos una pequeña parada en la tienda Käthe Wohlfahrt, una tienda de decoraciones de Navidad! Me encantó! Hubiera comprado de todo, pero los precios son bastante elevados así que me conformé con una decoración para mi árbol de Navidad y una taza de Brujas, que me encanta!

Después de las compras, paseamos por el centro de la ciudad, y vimos la Iglesia de Lady Bruges, el Hospital de St. John y los bonitos canales que atraviesan la ciudad.

Finalmente llegamos a la Grote Markt con su característico mercadillo navideño y su casitas belgas de colores! Me encantó!

Quisimos subir a la torre Belfort y ver la ciudad desde arriba pero había mucha cola y decidimos dejarlo para después de comer (Gran Error!! Al ser día 31 de Diciembre el campanario cerraba antes de hora y nos quedamos sin poder visitarlo…. Véis como tengo que volver? jejeje).

IMG_20171231_124223

Comimos de maravilla en un Gastrobar llamado Belgian Pigeon House, no es muy barato pero desde luego os digo que fue todo delicioso.

Después de comer y llevarnos el chasco de no poder subir a la torre Belfort, fuimos paseando hasta la plaza Burg, el mercado del Pescado hasta el muelle del Rosario (Rozenhoedkaai) desde donde me enamoré literalmente de estas vistas (tengo millones de fotos prácticamente iguales… y es que cuando me da por algo…).

Cuando mis amigos se cansaron de que hiciera tantas fotos al mismo sitio, fuimos hasta la zona de molinos (Sint-Janshuis Mill) que también me gustó mucho y que si no fuera porque seguía lloviendo mucho, luciría preciosa en las fotos!

Iba siendo hora de una cervecita y siguiendo las recomendaciones de una amiga fuimos al bar del museo Historium con vistas a la plaza del mercado (Grote Markt). Una vez más la mala suerte nos acompañó ya que justo iba a cerrar. Sin embargo, si visitáis Brujas, podéis hacer una parada en este bar y disfrutar de una degustación de cerveza y chocolate por 10€ (me quedé con muchísimas ganas de probarla! Si vais, contadme!).

IMG_20171231_162810

NOTA: En Brujas también tenéis la posibilidad de hacer una excursión en barco por los canales. Esta vez lo descarté por completo ya que se trataba, además, de un barco descubierto, pero si el tiempo acompaña, debe de ser precioso!

Ya eran las 17h y se encendieron las luces de la plaza, y tras intentar hacer algunas fotos (sin mucho éxito por culpa de la lluvia) nos volvimos a la estación rumbo a Bruselas donde nos esperaba la celebración de noche vieja!

IMG_20171231_210943

Para la cena reservamos en el restaurante Chez Leon, pero siento mucho no poder recomendároslo. A pesar de que las opiniones en Tripadvisor sean muy buenas, nuestra experiencia fue bastante mala: reservamos un menú de fin de año bastante caro y la calidad dejó muchísimo que desear. Además tardaron 2h en servirnos la comida y esto hizo que llegáramos más tarde de lo previsto a la celebración de año nuevo… os lo cuento:

Cada año se celebraban los fuegos artificiales de año nuevo en la plaza Brouckere, sin embargo este año los movieron al Atomium. Me encantaba la idea de ver los fuegos artificiales detrás del Atomium! Sin embargo llegamos justitos para verlos desde la salida del metro, una pena muy grande! También había una impresionante cantidad de gente, así que seguramente tampoco los hubiéramos podido ver desde yo me imaginaba.

Todo esto me lleva a una moraleja: cuando viajas en “fechas especiales” es muy posible que los planes no salgan como te imaginas.. Pero no hay que desmoralizarse! Nuestro día de Nochevieja no fue lo que esperábamos pero el año que viene seguro que lo haremos mejor! Ya tengo algunas ideas! jejejeje.

Día 5. Día de descanso y paseo por Bruselas.

Este era el último día de nuestro viaje lo dedicamos a descansar y seguir paseando por Bruselas y hacer algunas compras (no nos encontrábamos demasiado bien y preferimos no hacer nada especial). Pero vosotros podríais aprovechar para visitar alguna otra ciudad de Bélgica, como por ejemplo Amberes.

NOTA: Intentad no necesitar una farmacia en Bruselas en un día festivo: yo tuve conjuntivitis y necesité comprar unas gotas y me cobraron 15€ de suplemento por comprarlas en una farmacia de guardia!. Bajo este aspecto, en España estamos muy bien acostumbrados!

Este día paseamos por el Parque de Bruselas hasta el Palacio Real y volvimos a Mont de les Arts, esta vez de día. La lluvia nos seguía acompañando así que las vistas no me parecieron tan bonitas, suerte que ya lo habíamos visto!

IMG_20180101_132908

Por la tarde fuimos a tomar una cerveza al Delirium Café (y aprovechamos para ver a Janneken Pis): era uno de mis “must” en Bruselas y no me podía ir sin haber probado una de las 300 cervezas que sirven! Es un bar muy original y os lo recomiendo mucho.

El día siguiente, sorpresa! Hacía sol!! Antes de ir hacia el aeropuerto, dimos un último paseo por la Grand Place, nos comimos el último gofre y finalmente le dijimos Adiós (o Hasta Luego..) a la capital europea por excelencia: Bruselas! Y sus vecinas y adorables Brujas y Gante.

IMG_20180102_110331

Hasta aquí mi experiencia por Bélgica. Os recomendaría mucho visitar este País en verano ya que debe de ser precioso, aunque os confieso que los mercadillos navideños le dan un aire mágico! Por no hablar del espectáculo de luz y sonido de la Grand Place que, por si sólo, merece el viaje!

Como siempre, si tenéis alguna duda o comentario, escribidme! Muchos besos!!

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s